ALQUILA FERRARI 458 ITALIA

El último canto de cisne a los V8 atmosféricos de Maranello es este Ferrari 458 Italia, el sucesor del F430 que llegó para no solo mejorar sus prestaciones, sino también hacer que disfrutemos más llevándolo rápido y podamos ir más seguros. Ferrari volvió a hacerlo con esta “barchetta V8”, volvió a crear un superdeportivo de línea espectacular y cifras alucinantes sin perder de vista su historia.

Corazón por nombre

El nombre de este cavallino se debe a su corazón, un motor de 4.5 litros y 8 cilindros en V que se remata con el nombre del país donde se fabrica y que homenajea así a una de las mejores cunas del automovilismo europeo, Italia.

De esta obra de arte de la ingeniería Ferrari extrae una potencia de 570 CV y un par motor de 540 Nm, de los cuales el 80% ya está disponible desde las 3.250 rpm, por lo que es un motor que estira muy bien desde abajo, aunque claro, explotaremos sus atributos más cerca de la línea roja del cuentarrevoluciones, donde además emitirá una melodía única. Y todo ello con una potencia específica de 127 CV por litro.

¿Las prestaciones del 458 Italia? Dignas de la casa: 3,4 segundos para el 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 325 km/h. Esto no se logra solo con fuerza bruta. La escudería italiana monta una caja de cambios que nace para la Fórmula 1 y se aplica a sus deportivos de calle. Con diseño de doble embrague y siete velocidades, el tiempo de respuesta en el 458 Italia es mejor en el cambio que en su predecesor por amplio margen, un pestañeo y tenemos la siguiente velocidad.

Tecnología de la Fórmula 1

Dentro de esta caja de cambios Ferrari instala el diferencial electrónico denominado E-Diff 3, con un software nuevo que gestiona la ECU y el sistema F1-Trac, el cerebro del superdeportivo de motor central para toda su electrónica.

Este sistema F1-Trac analiza los parámetros y estimaciones que llegan desde sus sensores para mejorar el reparto de frenada entre las ruedas traseras y hacer que el paso por curva sea más rápido. La eficacia del sistema quedó probada cuando el 458 Italia redujo el tiempo en 1,25 segundos con respecto a los modelos previos en el circuito de pruebas de la marca de Fiorano. 

Para detener su potencia italiana el equipo de frenos de Brembo que lleva de serie cuenta con discos cerámicos, de 398 mm delante y 360 mm detrás, con una potencia de frenada que permite detener al Ferrari 458 Italia de 100 a 0 en solo 32,5 metros y de 200 a 0 en 128 metros. Aquí también hay un sistema electrónico en favor del conductor, el Ferrari Pre-Fill Logic, que hace que el deportivo esté en guardia constantemente para frenar en cuanto levantamos el pie del acelerador, optimizando el ABS en conjunción con el diferencial electrónico. 

Como suele ser habitual, el diseño es evocador a la vez que respeta las leyes de la aerodinámica, con unos pasos de rueda traseros muy anchos y altos, dejando cabida a las tomas de aire para refrigerar su potente motor. 

A bordo el 458 Italia tiene una configuración y diseño menos arriesgada, pero con todos los mandos envolviendo al conductor. La interfaz de conducción es nueva, y los mandos principales están en el volante, con las funciones secundarias en la instrumentación. 

El diseño es de competición, no solo por sus asientos o su volante, también por sus aireadores del climatizador, con una forma que se inspira en las tomas de admisión de los F1 de hace años. El denominado “Panel F1” ocupa la consola central, donde encontramos los mandos del cambio y el botón del Launch Control. El cuero y la Alcantara pueden ser los dos grandes protagonistas, con el aluminio destinado a las molduras decorativas y los tiradores de las puertas.

datos técnicos y especificaciones

Abrir chat