ALQUILA FERRARI 488 Spider

En la saga de los de Maranello los cabrios han sido tradicionalmente siempre grandes protagonistas, coches con los que disfrutar aún más de sus cualidades, de su sonido, de su conducción magistralmente deportiva. Con la llegada del Ferrari 488 no iba a ser menos y los italianos nos brindaron una versión descapotable, un 488 Spider que repite el diseño de techo rígido retráctil del anterior 458 Spider. Así tenemos un supercar más cómodo cuando vamos con el techo puesto.

Descapotable y deportivo pueden ir de la mano

Para que esta versión no afecte a la conducción deportiva, Ferrari ha reforzado la estructura del 488 Spider creando hasta once aleaciones diferentes de aluminio, ha usado magnesio y así tenemos un Ferrari 488 Spider con una rigidez de torsión un 23% mejorada respecto a su predecesor. Y gracias al uso de esos materiales nobles Ferrari ha conseguido que su versión Spider solo pese 50 kg más que el 488 coupé.

Su techo rígido retráctil se compone de dos piezas superpuestas que podremos plegar en solo 14 segundos de forma automática y que se guarda sobre el compartimento motor. 

Prestaciones de competición

Las prestaciones del Ferrari 488 Spider son igual de apoteósicas que su versión coupé. Dispone del motor V8 turboalimentado de 3.9 litros que rinde 670 CV y 760 Nm de par que llegan a solo 3.000 rpm, esto último gracias a un sistema turbo con el que Ferrari reduce el retardo de actuación al pisar el acelerador. El 0 a 100 km/h lo firma en 3.0 segundos, 8.7 segundos para el 0 a 200 km/h y su velocidad máxima es de 325 km/h. 

Pero no solo debe ser rápido, también hay que disfrutar de esas prestaciones con total confort, y Ferrari ha trabajado para que en el 488 Spider así sea. Se han reducido las turbulencias que puedan llegar al habitáculo cuando conduzcamos con el techo abatido y así poder disfrutar aún más de su experiencia de conducción.

Hay una pequeña luneta trasera que podemos ajustar en tres posiciones diferentes o abrir por completo cuando llevamos el techo puesto para que la melodía del V8 inunde el habitáculo.

biturbo pero con tacto de atmosférico

Estamos ante una máquina muy especial para conducir, un Ferrari 488 Spider que nos sorprenderá por su empuje gracias a su motor turbo, pero que ha sido afinado para que no haya una patada característica de estos motores, sino para que sea igual de contundente en todo el régimen de revoluciones incluso arriba, en las gloriosas 8.000 vueltas. 

También incorpora las novedades que estrenó el 488 GTB, como el Sistema de Control de Deslizamiento Lateral o SSC2, un truco de los ingenieros para que salgamos de las curvas acelerando con mayor precisión y podamos ganar velocidad con mayor facilidad. 

datos técnicos y especificaciones

Abrir chat