ALQUILA
PORSCHE 911 4S CABRIO

No hay sustituto dicen. El 911 es un icono del mundo de los deportivos y esta versión que os traemos aquí es la más completa. Posee los mejores atributos del deportivo alemán, pero con la posibilidad de disfrutarse a cielo abierto. También la tracción total para ese plus de prestaciones y seguridad en carretera, además de un cambio automático para la facilidad de conducción en cualquier circunstancia y de paso garantizar las mejores prestaciones sin renunciar a cambiar de marcha a nuestro antojo. Este Porsche 911 Carrera 4S Cabrio lo tiene todo.

Más ancho, más rápido

Cuando Porsche diseña una nueva generación siempre toma como partida lo mejor de la anterior y lo convierte en básico en la siguiente. Sin embargo aquí tenemos un escalón más y una tracción superior. El 911 Carrera 4S de tracción total se diferencia de las versiones de tracción trasera gracias a unas aletas 22 milímetros más anchas en el eje trasero, donde también hay unos neumáticos 10 mm más anchos. Sus sensuales y deportivas líneas generales se mantienen inalteradas, siendo reconocible como 911 desde el primer momento. Pero en la zaga los dos faros del modelo de tracción total quedan unidos por una tira de color rojo. 

Esta versión del mítico Porsche 911 cuenta con una tracción total en la que el reparto del par siempre prima en el eje trasero en condiciones normales. Si lo cree conveniente, el sistema redirigirá más par al tren delantero. A pesar de este sistema sigue siendo más eficiente en consumos que el modelo anterior ya que esta generación del 911 pesa menos que la anterior gracias a su chasis de acero y aluminio, en todal son 50 kilos menos de peso.  

En lo que respecta al motor, Porsche incorpora un bóxer de seis cilindros y 3.8 litros atmosférico en las versiones S como esta, que rinde 400 CV a 7.400 rpm y 440 Nm de par a 5.600 rpm. La citada tracción total y la combinación con cambio PDK automático de doble embrague de siete velocidades, tiene como resultado una increíble aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

Pero la potencia sin control no sirve de nada y este Porsche 911 Carrera 4S Cabrio cuenta con frenos mejores que los de un Carrera normal. Las pinzas delanteras son de seis pistones decoradas en rojo y hechas en aluminio, y los discos son de 340 mm de diámetro, 10 mm más.

Tecnología para ser más preciso

También cuenta con soluciones técnicas para que la conducción sea no solo placentera, sino controlada a ritmo rápido y así podamos disfrutar aún más de sus prestaciones deportivas. El 911 lleva el sistema PDCC o Porsche Dynamic Chassis Control para controlar el balanceo de la carrocería. Para que el par sea el mejor en todo momento está el Porsche Torque Vectoring, y para que la suspensión responda en todo tipo de superficies y condiciones está el PASM que puede llevar una versión Plus que rebaja otros 10 mm la altura de la carrocería. 

Si queremos disfrutar del sonido de nuestro motor bóxer a cielo abierto la capota de material textil del 911 Carrera 4S Cabrio se pliega en 13 segundos, operación que podremos ejecutar hasta a 50 km/h. Para volverla a poner se requiere el mismo tiempo y condiciones. Por supuesto Porsche incluye un aislamiento a la altura, y con ella puesta será casi como ir en un coupé. 

Por dentro la calidad y el diseño acompañan a la estética elegante y deportiva. Esta generación del 911 incluyó como novedad una instrumentación acompañada de una pantalla de 4,6 pulgadas. Con ella podemos controlar los datos del ordenador de viaje, el sistema multimedia, la navegación o ver a tiempo real que cantidad de par se envía a cada eje. Lleva faros de doble xenón, el freno de mano ya es eléctrico y hay levas en el volante, climatizador bizona, y una consola central con los botones principales para cada función, incluido el botón mágico, el botón “Sport” con el que se acentúa la respuesta del motor y se endurece la suspensión.

datos técnicos y especificaciones

Abrir chat